ENTREVISTA A JULIAN BARBOUR (I PARTE)

A continuación os voy a ir poniendo por partes una muy interesante entrevista realizada por Edge a Julian Barbour, relacionada con la noticia de Ciencia Kanija sobre las tres teorías que pueden acabar con el Big Bang.





EL FINAL DEL TIEMPO
-primera parte-
Una conversación con Julian Barbour


JULIAN BARBOUR: La pregunta que me hago a mí mismo siempre es, ¿qué es el universo y cómo funciona? Quiero decir, desde el punto de vista de la física fundamental, las cuestiones básicas de la mecánica cuántica y su relación con la mecánica clásica. La mecánica cuántica fue descubierta en 1925 - 1926, y nos dio una nueva imagen de la física que es extraordinariamente sorprendente, y muy difícil de entender. Sugiere el mundo no es en absoluto como nosotros lo vemos. Y esto se ha mantenido realmente como un gran problema, y genera cada vez más debate y más y más interés por parte de la gente. Este es le tema en que realmente estoy pensando, en cómo conciliar el hecho de que el mundo parece ser clásico, con un pasado singular, con cosas que parecen estar en posiciones definidas, y tienen un futuro definido, pero que desde la perspectiva de la mecánica cuántica no es así - lo cual no nos agrada en absoluto. El objetivo es tratar de encontrar una descripción de la totalidad del universo que sea cuántica y además entender la forma en que, sin embargo, puede tener la apariencia clásica mundo que vemos y vivimos.

Entré en esto por azar, leyendo un artículo de prensa acerca de los intentos que el gran Paul Dirac, uno de los descubridores de la mecánica cuántica, se había tomado durante 40 años para unirla con la teoría general de la relatividad de Einstein. Lo había intentado a través de un enfoque bastante sorprendente que le había llevado a la cuestión de si la imagen del espacio - tiempo que fue la base de toda la teoría de Einstein era realmente tan fundamental como se pensaba. Esto me llevó a pensar en el tiempo en sí. Durante casi 36 años, he estado pensando en el tiempo y tratando de entender que es en su nivel más fundamental. Si se observa la historia de la física, es sorprendente que pocas personas realmente han pensado en el tiempo y lo que realmente es. Incluso Einstein sólo pensaba sobre ciertos aspectos acerca del tiempo; él nunca se preguntó lo que significa decir que un segundo de un día como hoy es el mismo que un segundo del día de mañana. Esta es una cuestión fundamental. Einstein supuso que de alguna manera esto era significativo, pero en realidad nunca se pregunto ¿cómo se produce y cómo se desarrolla? Nunca se define la noción de duración. Por lo tanto, hay aspectos del tiempo que en mi opinión no han sido plenamente estudiados.

JB: ¿Me puede dar otro ejemplo, además de la duración?

BARBOUR: Ciertamente. Uno de los grandes interrogantes de la física es la de si existe algún tipo de marco invisible en el que todo se desarrolla. Newton introdujo las nociones de espacio absoluto y tiempo absoluto. El Espacio Absoluto es como un bloque de vidrio translúcido, que se extiende desde el infinito hasta el infinito, un marco de referencia fijo en el que todo pasa. El concepto de Newton del tiempo es como un río invisible que fluye de manera uniforme para siempre. El problema con esto es que no podemos ver ese marco invisible, todos vemos que las cosas se mueven unas respecto al otras. Este es el punto de vista relacional, en oposición al punto de vista absoluto de Newton. El reto ha sido crear una teoría que contenga una verdadera relación entre las cosas auténticas, y no en las relaciones entre las cosas reales y las cosas inobservables. Eso es a lo que he dedicado gran parte de mi tiempo de trabajo. Son las ideas con las que estoy tratando de desarrollar una cosmología completa, una expliación completa de qué es el universo.

JB: ¿Alguna vez llego a hablar con Dirac?

BARBOUR: Lo intenté. Yo estaba estudiando en Munich cuando leí el artículo sobre él. Estaba tan enganchado con la cuestión de tiempo que volví a Inglaterra para tratar de ver Dirac en Cambridge. Yo realmente le hablé por teléfono, pero él no era una persona muy conversadora y no estaba interesado en reunirse con alguien que había entendido a medias sus ideas acerca del tiempo. Hoy se que no se equivocaba.

JB: ¿Estan esas ideas ya completamente cocinadas?

BARBOUR: Son ciertamente distintas a como nacieron y espero que algunas de ellas por lo menos tengan un lugar en la nueva imagen del universo que para muchos físicos es relacional, Completamente cuántica y no medio cuántica y medio clásica. Lo que mi colaborador italiano Bruno Bertotti ya demostro, que el mundo y la física están muy de acuerdo con estructuras relacionales, pero esto no ha sido debidamente reconocido. La gente que defendio puntos de vista relacionales como Ernst Mach, Leibniz y Newton, fueron muy criticados. Einstein, lo incluyó de alguna forma esto en sus teorías sin que nadie, incluido el propio Einstein, lo apreciara adecuadamente. El mundo es relacional. Esto se refiere a la manera real en que las cosas se refieren a cosas reales. Esto es potencialmente importante para la forma en que tratamos el universo cuántico.

JB: ¿Cómo encaja esto en la vanguardia de la investigación a día de hoy, los teóricos de cuerdas, la gravedad cuántica?

BARBOUR: Mi trabajo tiene poca relación directa a lo que hacen los teóricos de las cuerdas. Hay dos enfoques principales para la gravedad cuántica, y uno de ellos es, sin duda, mucho más popular que el otro, esa es la línea de la teoría de las cuerdas. Estoy siguiendo una línea que es al menos el doble de vieja, pero seguido por un número mucho menor de personas. A su estrecha relación con las cuestiones básicas - que es tiempo, cuál es el espacio... La ciencia tiene sus modas. Los teóricos de cuerdas son un poco como una manada de perros en busca de una raíz de olor muy prometedor. Pero se trata de un olor particular. Si pierden el rastro, nada va a salir de esa gran busqueda. En cambio, aquellas preguntas básicas nunca desaparecerán. De hecho, si tiene éxito la teoría de las cuerdas, será muy interesante ver cómo las responde.

JB: ¿Qué es lo diferente de su enfoque?

BARBOUR: Mi idea básica es que el tiempo como tal no existe. No existe un río invisible del tiempo. Pero hay cosas que usted puede llamar instantes de tiempo, o "Ahoras". Como vivimos en algo que se mueve a través de una sucesión de Ahoras, la pregunta es, ¿cuáles son esos ahoras? Son arreglos de cada cosa que existe en el universo respecto al resto de el en cualquier momento, por ejemplo, ahora.

Tenemos la firme impresión de que usted y yo estamos sentados uno frente al otro, que hay un ramo de flores sobre la mesa, de que hay allí una silla y cosas así - que hay en posiciones definitivas de cada cosa en relación con todo los demás. Me propongo salir fuera de todo lo que no se puede ver (directa o indirectamente) para mantener la idea de que son muchas cosas diferentes que coexisten a la vez en una clara relación mutua. La totalidad de interconexión básica entre todo se convierte en una cosa en si, en un momento. Hay muchos de esos Ahoras, todos diferentes los unos de los otros. Esa es mi ontología del universo - hay Ahoras, nada más y nada menos.

JB: Pero, ¿y que hay que decir de nuestra experiencia sobre la corriente de tiempo?

BARBOUR: Eso siempre ha demostrado ser difícil de abordar, porque si trata de agarrar al tiempo, siempre se le deslizara a través de sus dedos. La gente está segura de que esta allí, pero que no pueden cojerlo. Pero mi sensación es que si no se puede obtener nada de él es porque no está allí en absoluto. Eso es lo que nosotros nos creemos, que existe el flujo de tiempo - y hasta vemos su movimiento - pero es, en realidad, una ilusión. He llegado a eso después de ver lo que la mecánica cuántica nos dice de como podría ser el universo.

JB: Suena duro. ¿puede darnos un ejemplo?

BARBOUR: Miremos un modelo simple, supongamos que hay sólo tres partículas en el universo y nada más. En algún instante, se darían unas ciertas posiciones de relación entre ellas y se formaría algun triángulo. Newton afirmó que este triángulo tiene además algunas posiciónes absolutas en el espacio y es cambiante en el tiempo. Lo que estoy diciendo es que no hay ningun marco externo de espacio y tiempo, sólo hay la posibilidad de que se formen los triángulos que forman las partículas. Los triángulos no se producen en algún lugar de espacio absoluto en algún instante de tiempo, en algunos ahoras. Los triángulos son los AHORAS. Si tuviéramos un universo con un millón de partículas en el habría alguna relación de configuración de los millones de partículas y nada más. La que se forme ahora, y todas las diferentes formas en que usted puede disponer esos millones de partículas serían posibles y distintos Ahoras. Creo que los reales Ahoras de este universo son solo construcciones más sofisticadas de los campos, AHORAS formados por arreglos de las partículas.

JB: ¿Los AHORAS niegan a Einstein?

BARBOUR: En realidad no. Él sólo puso de manifiesto que no se siguen unos a otros en una única secuencia. No existe una simultaneidad absoluta en el universo, o al menos no en el universo clásico. Pero sigue existiendo la simultaneidad relativa y como los AHORAS se definen, forman parte integrante de la teoría de Einstein. En realidad el descubrimiento de Dirac que comenzó mi interés en su momento fue que los Ahoras parecen ser mucho más importantes en el mundo cuántico de lo que uno podría haber esperado siguiendo la interpretación normal de la relatividad de Einstein.

Lo que realmente me intriga es que la totalidad de todos esos posibles Ahoras definitivos de cualquier tipo tienen una estructura muy especial. Puede pensar en ello como en un paisaje, o un país. Cada punto en el país es Ahora. Yo lo llamo Platonia, porque es atemporal y perfecto, creado por reglas matemáticas. Más sorprendente, es que tienen un fin determinado y unas fronteras que están allí por mera necesidad lógica. Por ejemplo, si se considera como el sistema de los triángulos Ahora, la tierra de estos Ahoras llegan a su fin en la absoluta degeneracion del triángulo en el que coinciden las tres partículas. Este punto tan especial yo lo llamo Alpha. Otras fronteras, están formadas por triángulos en los que coinciden dos partículas, y el tercero está a cierta distancia de ellos. Por último, otro tipo de frontera está formada por configuraciones colineales - todas las partículas están en una línea. El Platonia de los triángulos es como una pirámide con tres caras. Su ápice es Alpha. Todos los puntos en sus caras corresponden a configuraciones colineales, y las caras se reúnen en las zona central formada por los triángulos con los dos vértices coincidentes.

JB: Me gusta el sonido de Platonia, ¿pero es un nombre ajustado a lo que define?

BARBOUR: Mi conjetura es que algun Platonia es el verdadero escenario del universo y que su estructura tiene una profunda influencia en el, sea cual sea la física, clásica o cuántica, que se juega en el. En particular, creo que el fenómeno que llamamos el Big Bang no es una explosión de gran violencia que tuvo lugar en el pasado distante. Es simplemente el lugar Alpha de Platonia.

Entrevista original de John Brockman

2 comentarios:

Kanijo dijo...

Estoy impaciente por ver las dos siguientes partes, gran trabajo Luís.

VERSUS dijo...

Veré si las termino de traducir rapidito, pero la verdad es que con tanto concepto abstracto es complicadito
Abrazos